Seleccionar página

Desde el viernes pasado el Tribunal Supremo ha dictaminado una sentencia en la que se prohíbe la comercialización del cangrejo rojo en España. Eso para mi pueblo Isla Mayor, es como ponerle una pistola en la cabeza. Ya que Isla Mayor es la capital económica de este crustáceo en Europa.

En 1974 Rafael Grau introdujo en Isla Mayor el cangrejo rojo americano. Las condiciones naturales de la marisma eran y son idóneas para que este cangrejo sobreviva. El problema es que se ha pelado a otros animales que eran autóctonos con su invasión. Y es que el cangrejo rojo americano produce un hongo que simplemente elimina a sus competidores.

Isla Mayor se ha desarrollado junto a nuestra especie invasora y se han creado grandes industrias que ahora se tambalean junto con los miles de puestos de trabajo por culpa de la sentencia del Tribunal Supremo y de los ecologistas.

Hasta ahí todo es información. Y ahora con vuestro permiso voy a dar mi opinión:

Hace muy poco tiempo se hablaba del dragado del Guadalquivir, los ecologistas nos apoyaron diciendo que eso sería el fin de Isla Mayor y su entorno. Pues ahora bien, yo que no soy biólogo ni nada de eso tengo un pronóstico:

¡Como desaparezca el cangrejo rojo de las marismas de Isla Mayor el pueblo no sobrevive!

 

Si eso no es suficiente para ellos les trasmito un par de preguntas que me dijo ayer mi tío Pepe, que se ha llevado toda su vida trabajando en un puesto de responsabilidad en una industria del sector: ¿La proliferación de cigüeñas blancas y negras a qué se debe? ¿No es cierto que los pajaritos del Doñana comen cangrejitos? ¿No peligraría todo el ecosistema?

En la actualidad la población de cangrejo rojo en la marisma esta más que controlada con los profesionales de la pesca del cangrejo. Puestos de trabajo que se perderían. Como las mujeres de los viveros que también perderían su ilusión. Como miles de empleos indirectos que se perderían también debidos a esta desgracia que caería sobre Isla Mayor.

Ahora, tanto como con el tema del dragado que se paralizó, como con las disputas anteriores, es el momento de tener un pueblo valiente y unido. ¡Isla Mayor va a llegar hasta donde tenga que llegar!

 

El Tribunal Supremo debería de especificar que zonas deben tener restricciones y que zonas como la nuestra no debería de tenerlas, al igual que no trata a todos los árabes de terroristas ni a todos los gitanos de maleantes.

Solo hay que aplicar el sentido común, aunque por lo que se ve en la actualidad no es tan común.